Yo y mis circunstancias

Cómo he superado mi bloqueo escritor

Hoy os traigo una entrada un poco más personal. Supongo que todos los que le damos a la tecla hemos pasado antes o después por esa fase en la que somos incapaces de escribir nada. Gente mucho más lista y con infinita más experiencia que yo ha escrito unos posts maravillosos sobre cómo superar el bloqueo, o explicando que eso del bloqueo es una patraña. Hoy vengo a contaros cómo yo, con mis circunstancias particulares, he superado mi bloqueo escritor.

Identifica las causas

Es importante distinguir si de verdad estás ante un bloqueo en tu proceso de escritura o si se trata de otra cosa. ¿Falta de tiempo? ¿Falta de motivación? Dependiendo de cuál sea el motivo o, como en mi caso, la combinación de motivos que te impiden ponerte a escribir, las soluciones que puedes adoptar varían.

En mi caso particular, estaba ante dos problemas: me había atascado con una escena de mi novela. Y, peor aún, no encontraba ni un segundo para escribir. Empezaré por esto último: la falta de tiempo.

No tengo tiempo para escribir

Es lo que decimos prácticamente todos. Casi nadie nos dedicamos a esto de la escritura de manera exclusiva. Quien más, quien menos, tiene un trabajo para sobrevivir, una casa que atender, unos cachorros que cuidar… ¿Pero de verdad no tienes tiempo, o es solo una excusa?

No voy a daros los típicos consejos de levantarte una hora antes o acostarte una hora más tarde que los demás y dedicar ese rato a escribir. Es algo bastante evidente, pero no todo el mundo puede hacerlo. Si yo ya me levanto a las 5:30 de la mañana para ir a trabajar (real, no exagero), ¿cómo voy a levantarme antes a escribir? Igual podría sacar un rato por la noche, a costa de sacrificar mis ya de por sí exiguas horas de sueño, pero por lo general no creo que pueda tampoco.

Hay algunos posts interesantes sobre cómo aprovechar mejor el tiempo del que disponemos, como este de Ana González Duque o este otro de Clara Tiscar. En general, ambas inciden en lo mismo: deja de perder el tiempo con cosas superfluas (*cof cof Twitter cof cof*) y dedica ese tiempo a escribir.

Si de verdad no puedes escribir

Mi caso es un poco diferente. Ahora mismo tengo tiempo. Tengo MUCHO tiempo porque estoy de baja. Pero no es un tiempo útil, porque todo ese tiempo lo paso con un bebé a cuestas que me inutiliza un brazo. Sí, en serio: todo el tiempo. Así que… me encuentro con horas y horas muertas sentada en un sillón muriéndome de ganas por ponerme a escribir pero sin poder hacerlo.

Más o menos así me paso yo el día

Todo ese tiempo que no escribo, leo. Estoy leyendo mucho, muchísimo. Tanto literatura (el Kindle lo puedo manejar con una mano, así que está que echa humo; me muero de ganas de leer La voz de Amunet, que me lo regalé el Día del Libro, pero es un tocho de cuidado imposible de manejar con un solo brazo) como blogs de escritores, para formarme o para recopilar ideas para el blog. Me paso el día el Twitter, lo reconozco, pero estoy encontrando artículos muy buenos.

También le doy vueltas al coco. No hay nada mejor para la creatividad que esa fase de duermevela justo antes del sueño, así que busco ideas en mi subconsciente. Alguna cosa chula se me ha ocurrido así. Y he empezado a usar Evernote para anotarlas, como sugerían en el blog de Excentrya (aunque no me apaño mucho con la app, al menos puedo usarla con una mano. Para escribir textos largos no, pero para una notita…).

Y en los escasos, escasísimos, minutos que consigo tener libres las dos manos, me lanzo y escribo todo lo que puedo, del tirón, sin pensar ni corregir. No voy a desaprovechar estos mágicos instantes a solas con mi ordenador 🙂

Me he bloqueado con la escritura

Vale, ya has encontrado un hueco. Estás decidido a escribir. Te sientas delante del teclado… y plufff. Bajón absoluto. No sale nada. O peor, sale y lo que escribes lo borras treinta segundos después. Te quedas en blanco.

También en este caso hay consejos diversos. Los hay que te recomiendan que lo dejes unos días para aclarar ideas. Otros te dicen que no, que es mejor que escribas todos los días. Otros, como aquí, que practiques la escritura libre. Supongo que es cuestión de ir probando lo que mejor se adapta a cada uno.

Y si el problema fuera más profundo…

Volviendo a mi caso particular: me he atascado con la novela, sí. Pero he descubierto que el problema va más allá de no poder escribir. Es que o que al principio me parecía una idea estupenda, ahora que he tenido tiempo de leer mucho e informarme mucho, ya no me parece tan bueno, y eso me ha desmotivado bastante.

No es el famoso síndrome del impostor, del que ya hablaré otro día. Es que me he dado cuenta de que mi historia es muy lineal, el protagonista un poco pasivo y que el personaje que había creado como acompañante simplemente… no pinta nada. Vamos, que tengo que replantearme muchas cosas. Y eso hace que se me quiten las ganas.

Un escritorio molón también ayuda a ponerse. Tendríais que ver el desastre de mesa que tengo yo :$

La posible solución en este caso es más fácil: escribir otra cosa. Lo malo es que soy de ese tipo de personas a las que le da mucha rabia dejar las cosas a medias. Pero más vale una retirada a tiempo que una derrota…

Tengo en mente otra posible idea para una novela. Pero como no he podido sentarme a planificarla en condiciones, he preferido posponerla (anotando todo lo que se me ha ido ocurriendo).

Y mientras tanto, he decidido probar con los relatos más cortos. Quizá ha sido un poco ambicioso por mi parte querer iniciarme con una novela. Así que estoy escribiendo un relato para la convocatoria #DeMatarTambiénSeSale de la editorial Amanecer. El hecho de que sea algo cortito hace que me dé menos pereza ponerme a escribir. Además, al fijarme un plazo de entrega adquiero un compromiso mayor. Y la remotísima posibilidad de que me elijan… ¿qué mejor motivación que esa?

Y esto ha sido lo que de verdad me ha desbloqueado: escribir algo mucho más corto, sobre un tema concreto y con una fecha de entrega estipulada. Vamos… como las redacciones del cole 😀 😀 😀

¿Cuáles son vuestras tácticas para desbloquearos cuando os atascáis?

Leave a Reply