Por qué La Segunda Revolución ha sido mi lectura favorita del año

Por qué La Segunda Revolución ha sido mi lectura favorita del año

Hoy quiero hablaros de la trilogía La Segunda Revolución, de Costa Alcalá. Si habéis estado atentos al blog estas últimas semanas, sabréis que el primer libro de la trilogía se alzó como mi lectura favorita de 2019. Pero eso fue solo porque cuando dejé preparado el post no había terminado aún los otros dos… pero no tardé en hacerlo: antes de fin de año me había leído la saga completa.

Y es que esta saga escrita por Fernando Costa y Gèorgia Alcalá merece mucho, pero mucho, la pena. Me ha entusiasmado, sin más. Y os quiero contar un poco el porqué y animaros a que la leáis. ¡Necesito más gente con la que comentar y fangirlear!

Ya en la reseña de Heredero, el primer libro de la trilogía, os comenté muchas de las cosas que me habían gustado. Al avanzar en la saga no puedo más que reafirmarme en mis comentarios:

Mundo perfectamente desarrollado

Sigue maravillándome lo bien que los autores de La Segunda Revolución han diseñado el mundo en el que se desarrolla la historia. Tiene una cantidad de detalles que hacen que te sumerjas en su universo de una manera increíble.

Como ya dije en la reseña, los autores han mimado la creación de la ciudad, con sus calles, sus barrios con distintos ambientes, sus parques, monumentos, lugares emblemáticos… Pero no son solo las localizaciones. Es la forma en la que se ha reflejado la ciencia, la tecnología y, lo que más me ha gustado, la cultura, las fiestas populares, las creencias, el folclore. Y todos estos detalles los vas encontrando a lo largo de la trama, sin largas explicaciones, encajado todo de una forma natural.

Personajes maravillosos

No voy a hablaros otra vez de los protagonistas principales, porque os los presenté en la reseña y también los podéis ver en la web de los autores. En el segundo y tercer libro, además de los que ya conocemos, se da mayor importancia a algunos personajes que en el primer libro aparecían como secundarios.

No voy a dar detalles para no caer en los spoilers, pero prácticamente todos ellos (sigue quedándome la espinita de Nero, no he terminado de pillarle el punto) me han parecido sensacionales, llenos de detalles, muy realistas en cuanto a sus comportamientos, muy diversos en cuanto a sus formas de ser. Los autores han comentado en varias ocasiones los personajes y la historia de La Segunda Revolución surgieron de una partida de rol. Podéis escucharles hablar de ello en este capítulo del podcast «Un, dos, tres ¡escribe!», de Marta Álvarez e Iguzel Serón:

Lo que más me ha cautivado del libro son las relaciones que se establecen entre los personajes. La amistad entre el trío protagonista es maravillosa. De esos amigos que te apoyan cuando te hace falta y te abroncan cuando es necesario (ya sabéis, como Neville Longbottom enfrentándose a sus amigos y ganando puntos extra para Gryffindor).

También tenemos relaciones románticas. No hay instalove: sí hay atracción inmediata, pero las relaciones se van forjando a fuego lento (demasiado, en algún caso, ¡qué ganas de que se besaran!). Y no son amores idealizados: las parejas se acercan, se alejan, discuten, se apoyan, se perdonan. Real como la vida misma.

Trama trepidante

Si en el primer libro puede que primara más la presentación de los personajes y del conflicto, en los dos siguientes libros la trama se vuelve rápida, trepidante, intrigante, emocionante y un montón de -antes hasta llegar al enfrentamiento final y apoteósico. Porque ese enfrentamiento final te genera un nivel de enganche tal que hace que no puedas despegarte del libro, de esas veces que te dan las 4 de la mañana casi sin darte cuenta.

Con la cantidad de personajes que hay en la historia, me parecía muy difícil darles a cada uno de ellos un final apropiado, pero hasta eso está muy logrado. Con sabor agridulce en algún caso, pero con coherencia y sin dejar nada suelto.

Temas importantes

Aparte de la emoción de la historia, en el libro encontramos temas mucho más profundos de lo que en apariencia podía parecer.

El título del tercer libro, «Libres, Iguales, Justos», ya dice mucho del trasfondo social que encontramos en la historia: la lucha por un mundo en el que los miembros de las distintas familias sean tratados con igualdad y respeto, un mundo más justo para todos. En la trilogía veremos jóvenes luchando por estos ideales, luchando por hacer su mundo mejor.

He hablado ya de la amistad. Pero hay otro tema que me parece más importante: la lucha contra los prejuicios. Se presupone que los miembros de las distintas familias son de una determinada manera, porque siempre había sido así. Los Dominio son malos, megalómanos y tiranos; los Aura también están mal vistos por su papel en el régimen imperial; los Fuego eran el brazo armado del Emperador. Y, años después de la primera revolución, la sociedad sigue anclada a esos prejuicios. Nuestros protagonistas se rebelan contra eso, contra ese papel que se les presupone solo por haber nacido dentro de una determinada familia. No se dejan vencer por el cómo deberían ser, sino que luchan por ser lo que ellos quieren ser.

Como cada lector es único, seguro que tú descubres muchos más matices en la historia. Pero para eso, tienes que leerla. Espero haberte convencido y que le des una oportunidad, ¡no te arrepentirás!

¡SUSCRÍBETE AL BANDO DEL BOSQUE!

Si quieres saber más sobre mí y sobre lo que hago, suscríbete al Bando del Bosque.
Recibirás un correo mensual con noticias, curiosidades, anécdotas, sorteos…
Y como regalo, la agenda Un Año Fantástico 2020. ¡No te la pierdas!

Esta entrada tiene un comentario

Deja una respuesta

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable Pilar Martín Arias .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios Dinahosting S.L. (España).
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en el Aviso Legal.

Cerrar menú