escolomancia

Escolomancia: Una educación mortal

Bueno, bueno. BUENO. ¿Recuerdas la lista que hice de libros ambientados en escuelas? Pues voy a actualizarlo para incluir la Escolomancia. Una educación mortal, el primer volumen de la trilogía, se va de cabeza a mis libros favoritos del año. Te cuento por qué.

Sinopsis

Inaugurando una nueva trilogía, la autora superventas de “Un cuento oscuro” y “Un mundo helado” nos abre las puertas a una peligrosa escuela de magia donde cometer errores es sinónimo de una muerte segura… hasta que una chica empieza a reescribir las reglas del juego.

Entra en una escuela de magia diferente a cualquiera que hayas conocido antes. En ella no hay profesores ni vacaciones, las amistades son pura estrategia y las probabilidades de sobrevivir nunca son las mismas. Cuando estás dentro, solo hay dos maneras de salir: o te gradúas o mueres.

El Higgins está preparada como nadie para hacer frente a los muchos peligros de la escuela. Puede que no tenga aliados, pero posee una fuerza oscura lo suficientemente poderosa para elevar montañas y aniquilar a millones, por no mencionar que puede destruir fácilmente a los innumerables monstruos que merodean por ella. Solo que, accidentalmente, podría matar también al resto de estudiantes. Así que El está intentando con todas sus fuerzas no usarla… a menos que no tenga elección.

Ingeniosa, mordaz y divertida, y también con un profundo sentido de la justicia, esta fascinante novela nos recuerda que hay cosas mucho más importantes que la mera supervivencia.

Un worldbuilding para quitarse el sombrero: la Escolomancia

Hay dos cosas que me han encantado del libro: el mundo que ha creado la autora y la protagonista.

Vamos a empezar por el mundo, porque telita… Reconozco que al principio se me hizo un poco duro. Al contrario que en los libros de Harry Potter, en los que vas descubriendo el mundo mágico al mismo tiempo que el protagonista, aquí te encuentras de golpe y porrazo con una estudiante en su tercer curso en la Escolomancia. Así que de sopetón te llueven un montón de términos (que, encima, son muy parecidos entre sí) que no te explican. Yo, personalmente, me hice un poco de lío. No pasa nada, le vas cogiendo el tranquillo a medida que lees, pero te los resumo por si eres de los que se agobia con estas cosas:

  • El maná es la energía mágica que generan los magos y que necesitan para lanzar hechizos
  • Los maleficaria son monstruos que se zampan a los magos porque se alimentarse de su maná. Llamados también mals.
  • La malia es la energía vital de personas, animales o plantas, que también se puede usar para realizar hechizos en lugar del maná. Casi todos los magos usan una chispita de malia de vez en cuando.
  • Los maléfice son los magos que utilizan la malia, sobre todo de otras personas. Serían los magos negros de toda la vida.

Para proteger a los niños magos de los mals que los atacaban cada dos por tres, se creó la Escolomancia, una escuela de lo más particular. Está dividida en niveles rotatorios: al final de cada curso, la escuela gira y desciende un nivel, de manera que los alumnos de cuarto estén siempre en el piso más bajo (el más peligroso) y los de primero, en el más alto.

Escolomancia - Mapa de la escuela

En realidad la Escolomancia es casi un personaje en sí mismo, se podría decir que tiene vida propia y es inteligente. No hay profesores: la propia escuela escoge las asignaturas para los alumnos, les proporciona los hechizos que tienen que memorizar, los libros que tienen que consultar y las tareas que tienen que hacer. Y no es que les ponga las cosas nada fáciles a sus estudiantes, precisamente. Es más, tiene un sentido del humor bastante retorcido 😅

Además de ocuparse de las tareas que les impone la escuela, los estudiantes tienen que defenderse de las hordas de mals que pululan por ella y que no dudan en atacar a cualquier alumno despistado. La tasa de mortalidad en la escuela es increíblemente alta. Y encima, la única forma de salir de la Escolomancia es graduándose: los alumnos que superan el último curso tienen que cruzar el salón de grados y atravesar las puertas de salida. El problema es que dicho salón está abarrotado de los mals más peligrosos. Así que, si no te ha matado algún monstruo en los tres primeros años, es probable que mueras durante la graduación.

Por eso los alumnos procuran no ir nunca solos a ningún sitio, por eso es tan importante tener amigos y aliados.

Una antiheroína como protagonista

Así que, si te pasa como a El, que le cae mal a todo el mundo… pues tu paso por la Escolomancia no va a ser un camino de rosas, precisamente.

Galadriel (llámala solo El) Higgins es una marginada. Apenas se relaciona con nadie y se las ha ido apañando como ha podido para superar las tareas escolares, sobrevivir a los mals y acumular maná extra para tener reservas suficientes en su graduación.

Escolomancia - El Higgins
Imagen de @giacomofblack

El se niega a usar la malia. Y por un buen motivo: es una hechicera poderosísima que, según profetizó su abuela, está destinada a convertirse en la maléfice que acabará con el orden mágico. Pero no está dispuesta a sucumbir al lado oscuro, así que hace todo cuanto está en su mano por evitarlo, aunque eso le suponga un paso por la escuela mucho más complicado de lo habitual. Y aunque la Escolomancia se empeñe en enseñarle hechizos de destrucción masiva 😂

El es una borde, está siempre de mal humor y tiene el sarcasmo en la punta de la lengua. Desde luego, nada que ver con una heroína típica. Tengo que reconocer que me ha conquistado. Y su relación con Orion, que es todo lo contrario (un poco pánfilo y siempre dispuesto a ayudar a los demás), aparte de un shippeo de lo más sabroso, es divertidísima.

En el libro conoceremos a otros estudiantes de lo más variopinto (es la única escuela mágica del mundo, así que en ella se reúnen niños magos de todas las nacionalidades), pero no quiero contar más para no desvelar nada.

Trama in crescendo

Otro punto fuerte de la novela: el humor.

La capacidad de la autora para crear monstruos que sean al mismo tiempo graciosos y mortales es alucinante. En la Escolomancia te vas a encontrar bichos de todos los tipos: grandes y pequeños, gelatinosos o con aspecto de insecto, y muchos que ni siquiera se describen pero con los que no querrías encontrarte. Y a todos ellos El se enfrenta con una mezcla de resignación, sarcasmo y humor (que también te digo, o te tomas las cosas así, o a ver cómo aguanta tu salud mental en esa escuela; de la física ya ni hablamos).

Aunque el principio del libro puede hacerse un poco abrumador por darte de bruces con un mundo del que no sabes nada, en cuanto le coges el truquillo todo es un no parar. Te entra el ansia por ver cómo la muchacha se las apaña para aprobar el curso, sobrevivir a los bichos y no matar a Orion. Y todo eso sin convertirse en la malvadísima hechicera que está destinada a ser.

Y el final. ESE FINAL. ESA FRASE.

Solo te digo una cosa: según cerré el libro 1, empecé el libro 2.

Vamos, creo que queda claro que es un libro que recomiendo 100%. Y ahora, si me permitís, me vuelvo con El, que la tengo enfrascada en sus exámenes parciales 😁

¡SUSCRÍBETE AL BANDO DEL BOSQUE!

Deja una respuesta

Ver más

  • Responsable: Pilar Martín Arias.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Dinahosting S.L. (España) que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.